Basquiat. Polifonía visual

“Está todo bien atado, aunque no lo parezca” 1
J-M Basquiat

 

Impacta ver sus obras, una eclosión de elementos se imponen a nuestros ojos, en ellas encontramos escrituras poéticas, alusiones literarias, estructuras cromáticas en una multiplicidad de representaciones.

Su obra se considera como un legado en el que existe un equilibrio perfecto entre la tradición del arte occidental y la cultura cotidiana de la vida de los afroamericanos en el Downtown de Nueva York de los años ochenta.

Basquiat se veía como una celebridad, personaje que representó en una película2, unos meses antes de su ascenso meteórico en su primera exposición colectiva en la que captó la atención de los galeristas más prestigiosos.

Al preguntarle por su primer recuerdo infantil responde que a la edad de siete años fue atropellado por un coche mientras jugaba en la calle, ya en el hospital su madre le llevó un ejemplar de Gray´s Anatomy 3.

Los coches y los juegos callejeros desempeñaron un papel protagonista en las primeras pinturas de Basquiat, las partes del cuerpo y sus nombres científicos son recurrentes en su obra, Gray fue el nombre de su grupo de música experimental. En uno de sus últimos cuadros Pegasus, letras y palabras en negro sobre un fondo blanco, se repite con insistencia ASPHALT.

Si bien Jacques-Alain Miller, nos orienta a no buscar la diacronía de una herida antigua4 como origen del trauma, sí que podemos pensar que este accidente fue un encuentro con lo imprevisible, en el que quedó ligada la vida y la muerte.

Su evolución estilística fue increíblemente rápida e innovadora, pero aún así, sí que hay elementos que se repiten que firman sus obras, como las series de héroes universales, a las que suma los nombres de boxeadores y músicos de jazz afroamericanos, los rostros – máscaras, la corona de tres picos, la figura humana con los brazos levantados en un gesto de múltiples interpretaciones…

Podemos ver y leer la obra de Jean Michel con la clave con la que Jacques-Alain Miller nos aproxima a Finnegans Wake 5, como ese eco translingüístico que desconcierta, como una cámara de reverberación, -aquí de imágenes acústicas y visuales-, en la que se demuestra la relación de cada uno con lalengua y es esta contingencia la que provoca la resonancia del troumatismo en cada uno.

La obra de Basquiat se puede ver, se puede leer y también en ella se puede escuchar el ruido de la vida urbana, el soniquete de las series, el clamor de las letras sueltas y el sublime saxo de Charlie Parker en Now’s the Time, 1985, acrílico y óleo sobre madera contrachapada, 92 1/2 × 92 ½ cm.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email

Notas:

  1. Nairne, E. Jean Michel Basquiat. Taschen. 2020. P. 23.
  2. Bertoglio, E. Downtown 81. Película 1980 -81.
  3. Davis, T. Basquiat. Documental 2003.
  4. Miller, J.-A. Causa y consentimiento. Editorial Paidós, 2019. P. 138.
  5. Miller, J.-A. Piezas sueltas. Editorial Paidós. Buenos Aires. 2016. P. 41 -52.