Escrito en el cuerpo

El trauma remite a lo Urverdrang freudiano y es el efecto del choque del Uno de lalengua sobre un ser viviente, introduciendo así el agujero de lo simbólico en lo real. Lacan inventa el neologismo, trou1-matismo, para definir ese agujero que da cuenta de una escritura o letra que da lugar al ‘acontecimiento’ de cada cuerpo parlante. A esta escritura Lacan la denomina, al final de su enseñanza, sinthome, en tanto lo que del inconsciente puede escribirse por una letra. Esto implica que la repetición del sinthome es escritura ‘no para leer’.

Este agujero o letra es lo que escribe que ‘no hay relación (sexual)’ para el ser que habla. Siendo al mismo tiempo la marca de la introducción del goce en un cuerpo vivo. Ese goce imposible de leer y, por tanto, imposible de decir nomina realmente a cada ser hablante.

Cuando Lacan habla en el Seminario XXIV de ‘la invención de un significante nuevo’ se refiere a la invención de una nominación -fuera de sentido- para esa letra imposible de decir que habrá determinado un modo de gozar en ese cuerpo que el ser hablante tiene pero que no es. Este recorrido supone situar esa letra de goce para apropiarse del cuerpo o encarnarlo y salir así de la relación de extimidad con el mismo, que conduce al odio y a la segregación.

El Sinthome es el nombre, entonces, del afecto del cuerpo, de la marca indeleble que el trauma de lalengua imprime en cada cuerpo parlante. Lalengua -en tanto integral de equívocos en la que cada uno viene a caer o a sumergirse– hace del ser que la habita y que la hablará un enfermo, un discapacitado. En su seminario Le sinthome 2 Lacan propone hacer un uso lógico del mismo, lo que supone su reducción a lo real sin ley o letra que condensa el trauma de lalengua que ‘se escribe’ como “acontecimiento de cuerpo”. Esto quiere decir que se inscribe como marcas en el cuerpo, en tanto los sonidos de lalengua marcan o recortan los cuerpos dando cuerpo al ser hablante.

Para él, se trata de saber qué función encontrarle a ese núcleo de goce que está ahí para trabar las funciones del individuo como ‘todo’ de la imagen: distorsionándola, destruyéndola, descolocándola, angustiando (que es el efecto de siniestro en la imagen), enloqueciendo, hasta llegar, en casos extremos, a destruir al organismo real. (Toxicomanías, anorexias, suicidios). Dado que del sinthome nadie se cura porque es la marca del trauma de lalengua que imprime el modo de gozar de cada ser hablante en tanto éste tiene un cuerpo, dándole a cada quien su singularidad.

Según Lacan3, “un escrito, a mi entender, está hecho no para ser leído”. Se trata aquí del modo de gozar de cada cuerpo que no pasa jamás al discurso. Es en ese sentido que utilizamos el término letra. Lacan señala que «…lo escrito como no-para-leerlo lo introdujo Joyce; sería mejor que dijese: lo intradujo, pues al hacer de la palabra tráfico más allá de las lenguas, apenas se traduce, por ser doquiera igualmente poco para leer»4.

El problema del ser hablante es que por el goce ilegible del Uno del cuerpo no encuentra la manera de hacer lazo con los otros. Se trata, entonces, de ‘arreglárselas’ con ese modo de gozar que no se cambia para poder amar.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email

Notas:

  1. Agujero.
  2. Lacan, J., Le seminaire, Livre XXIII, Le sinthome, Seuil, Paris, 2005.
  3. Lacan, J., Seminario 11 Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Bs. As., Paidós, 1993, Posfacio.
  4. Ibid., p. 3.