Samuel Beckett: lo indecible en la palabra

Beckett es, para mí, el escritor de la reductio ad absurdum en tanto, en sus escritos hay algo de la reducción del ser hasta su volatilización. Mediante esta reducción al absurdo del sentido, consigue que se resalte otra forma de barra que la de la división del sujeto.

Beckett da cuenta de un modo de sublimación que está en la vía de lo que Miller llamó “la salvación por los desechos”. Él hace tanto un uso de la basura como objeto, como de la falla infinita que comporta el lenguaje en tanto que no lo puede decir todo. Digo uso porque no pretende decirlo todo, ni reinstaura el objeto desecho en el lugar de una verdad, en el lugar de una última palabra. En eso mismo que dice soporta en acto la falla de no decirlo. En su literatura reside el pequeño recipiente al que puede venir el goce. Y el desecho mismo no permanece en el lugar de un objeto entronizado, sino que sirve a la operación de vaciamiento, simultánea, del plano de la palabra y el plano del objeto. Beckett hace uso de la dimensión waste del objeto, pero por mucho que se acerca, no se identifica con él.

Lacan se refiere a Beckett sobre todo para destacar esta dimensión del objeto de desecho, de resto, de basura, waste, que pone de relieve en sus escritos. Pero también en la lección donde dice que el discurso analítico suspende lo que constituye la función del sujeto: “el sujeto está eximido de sostener su discurso con un yo digo”1. Es la misma lección que empieza con la frase escrita en la pizarra “La esencia de la teoría psicoanalítica es un discurso sin palabras”.

Es aquí donde Beckett nos interesa, en esta suerte de evaporación de lo imaginario que incluye al yo como moi, al mismo tiempo que a la relación con sus objetos. Por ejemplo, en Compañía, escribe: “¿Quién pregunta al final: ‘¿Quién pregunta?’, responde al final como antes […] Imposible de encontrar. Imposible de buscar. El último, inconcebible. Innombrable. Última persona. Yo. Déjalo rápido […] El oyente. Innombrable. Tú”2. O, en Textos para nada en donde transmite la falla entre cuerpo y palabra, para implementar lo que serían las últimas palabras de lo innombrable en donde dice, por ejemplo: “Debería volverme, del cuerpo, de la cabeza, dejar que se arreglen, dejar que se acaben, no puedo, sería necesario que sea yo quien se, acabe”3.

Este es el tono de muchos de sus escritos, entre los que quiero destacar Lo innombrable, en donde la reducción o evaporación de ese yo es más palpable aún, mediante un uso de la letra que perfora el discurso y, por tanto, cuestiona toda identificación. Beckett habla de su lengua como semblante, como un velo que ha de rasgarse para acceder a las cosas -o a la Nada- que haya tras ella.

Respecto al desecho, es frecuentemente usado por Beckett en sus obras de teatro: en Final de partida el protagonista y su sirviente, son una especie de desechos humanos, como sus padres, que viven en un cubo de basura. Final de partida comparte con Esperando a Godot esa reductio ad absurdum que es la condición humana despojada de sentido: los silencios y vacíos son frecuentes, están construidas con una especie de antidiálogos, en el límite de lo tonto, lo irrisorio, la maldad absurda entre personajes, los malentendidos y sobreentendidos, los monólogos que se entrelazan creando efectos tanto divertidos como tristes, pero sin permanencia de un pathos consistente. La repetición de las mismas frases, rituales, lugares, expresiones, rodeos, demandas, berrinches, ponen de manifiesto la “monótona centralidad de lo que somos” como dirá el mismo Beckett. Esto señala Lacan cuando, en Lituraterre, dice que Beckett salva el honor de la literatura al hacer desecho de nuestro ser4.

Se trata, por tanto, de una dimensión ética, la que Lacan dice compartir en este punto con Beckett: el coraje de enfrentarse al otro lado de los bellos semblantes y oropeles de la época, una indicación que no deja de evocar la referencia que hará al santo (y alusivamente al psicoanalista) en Televisión.

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email

Notas:

  1. Lacan, J., El Seminario, libro 16, De un Otro al otro, Bs. As., Paidós, 2008, p. 19.
  2. Beckett, S., Compañía, euplibre. ebook, p. 20.
  3. Beckett, S., “Textos para nada”, Relatos, epublibre, ebook, p. 127.
  4. Lacan, J., “Lituratierra”, Otros Escritos, Bs. As., Paidós, 2012, p. 20.